Come al 80% de tu capacidad

“El cuerpo humano es sencillamente incapaz de aprovechar las enormes cantidades y complejas combinaciones de comida con que el hombre civilizado y sedentario tiende a atiborrarse cada día.”

                                                                           Daniel Reid.

En Japón se encuentran algunas de las personas más longevas del mundo, muchos de ellos superan los 100 años, esto parece estar directamente relacionado con la enseñanza de confucio del “Hara hachi bu”, transmitida en generación en generación, en español significa: Come al 80% de tu capacidad, muchos japoneses lo practican desde la niñez.

Diferentes estudios han confirmado que esta restricción calórica ayuda al organismo a no desgastarse procesando alimentos que no necesita. La consecuencia es directa, mayor salud en el presente que conduce a mayor longevidad en el futuro.

Muchas personas se dan cuenta de que han consumido la cantidad de salud que la vida les regaló generosamente cuando ya es demasiado tarde.

Comprueba tú mismo cómo el hábito de comer al 80% de tu capacidad te cargará automáticamente de energía. De hecho, es lo que tu cuerpo desea, y comer más cubre otras cuestiones que habría que solucionar en el plano emocional.

Cualquier persona que haya probado esta práctica sabrá que comer menos cantidad te hace sentir mejor y te hará una persona más inteligente, si esto te parece raro, es porque no lo has experimentado aún. Una persona que se atiborra de comida y bebida, desperdicia su energía en procesar todos los alimentos ingeridos, esto dificulta tu capacidad de tomar buenas decisiones.

Por otra parte, hay personas que creen que si comen menos, disfrutarán menos, pero lo cierto es que es exactamente lo contrario, al comer menor proporción vivirán más años, y eso les permitirá, a largo plazo, comer mucha más cantidad.

Comprueba por ti, que comer al 80% de tu capacidad te cargará automáticamente de energía.  Hay varias prácticas que puedes hacer para comer al 80% de tu capacidad:

  • Comer un solo plato, o mejor, comer un solo plato con algo de ensalada o sopa vegetal si es invierno. Comer dos platos es una inercia del siglo pasado que desgasta innecesariamente tu organismo. Comer dos platos es algo “vintage”, un hábito costumbrista.
  • Comer en una vajilla más pequeña, así reducirás automáticamente la cantidad ingerida.
  • Come de modo que te permita realizar una carrera si quisieras, si comes y no te sientes capaz de moverte corriendo, mal asunto…
  • Para el final, la que más te va a gustar, sigue este hábito el 80% de las veces y, si de verdad lo deseas, sáltatelo el 20% restante. Esto sirve para mantener el equilibrio en tu organismo y te permitirá darte un capricho de vez en cuando.

No dejes tu salud en manos del ministerio de sanidad, para ello te invito que aprendas sobre temas de salud. Dejarlo solo en manos del ministerio de sanidad es una irresponsabilidad, ya que nuestro sistema tiene foco puesto en solucionar enfermedades, y no en como conservar la salud, que es lo que deseamos.

En la antigua cultura China el médico cobraba solo cuando la persona estaba sana y dejaba de cobrar cuando estaba enferma. Quizá ya ha llegado el momento de replantearnos algunas cosas. Pero mientras lo hacemos, lidera el mantenimiento de tu salud.

Te voy a dar unas ideas rápidas con respecto a la alimentación que aumentarán tu nivel de energía de modo natural. No quiero que te creas nada pero, por favor, infórmate, pruébalo y llega a tus propias conclusiones:

  • Aliméntate de manera preferiblemente vegetal. Las ventajas son innumerables. Aprende a hacerlo y pronto notarás la diferencia.
  • Comprueba si eliminar el pan y la leche de tu dieta mejora tu salud. La mayoría de las personas que lo han probado les sienta bien.
  • Aliméntate de manera preferiblemente ecológica. Dentro de unos años no entenderemos, de la misma forma que hoy no entendemos ciertas cosas que pasaban hace un par de siglos, lo que hicimos con la industria alimentaria. Pasarte a lo ecológico te hará un favor y le harás, de paso, otro al planeta.
  • Come tan poco procesado como sea posible. Mejor crudo que al vapor, mejor al vapor que hervido y mucho mejor hervido que frito o asado. Come lo más cerca posible de la naturaleza.
  • Aprende a combinar adecuadamente los alimentos. Tu estómago no es como una despensa en la que puedes meter de todo. Al menos no puedes meterlo todo a la vez.
  • Evita las comidas muy calientes y muy frías. Evita en especial las bebidas frías. Aliméntate con productos de temporada y locales para mejorar automáticamente tu estado de salud.

Todas estas prácticas tendrán efecto si las haces con la intención adecuada. La intención, por si misma, tiene poder. El objetivo es cuidar tu salud para poder disfrutar en plenitud de tu vida.

Si adoptas estas medidas con el foco puesto en obtener mejoras, funcionarán. Si las adoptas con el foco puesto en lo que te pierdes, obtendrás el efecto contrario.

Resumiendo, cada persona tiene una cantidad determinada de salud, mejor no desperdiciarla. Comer al 80% de tu capacidad llenará tu vida de bienestar y también liderar el mantenimiento de tu salud, esto te convertirá en tu propio ministro de Sanidad.

Ahora mismo te puedes estar preguntando, ¿Y cuánto es el 80%?

Muy fácil, simplemente levántate de la mesa siempre con un poco de hambre, nunca saciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *